El TPV (Terminal Punto de Venta) Virtual BBVA de la presente tienda online de VIELSA es un dispositivo que opera en modo totalmente seguro dentro de la operativa de ventas a través de Internet.

Como sistema de pago electrónico en VIELSA, la pasarela de pago de comercio electrónico REDSYS-BBVA acepta pagos con tarjetas de crédito o débito VISA y MasterCard. Todos los datos proporcionados a VIELSA a estos efectos son encriptados para garantizar la máxima seguridad de los mismos. Se alojan en un servidor seguro certificado según el protocolo SSL (Secure Sockets Layer). En ningún caso se almacenarán los datos proporcionados por los clientes a través de la pasarela de pago, y únicamente se conservarán mientras se efectúa la compra, se realiza el pago y hasta transcurrido el periodo de desistimiento.

 

La operativa del TPV Virtual BBVA es la siguiente:

A. “Si la Entidad financiera así lo decide, intentará contactar con el banco emisor de la tarjeta para solicitar la autenticación del titular (verificación de su identidad) antes de solicitar la correspondiente petición de autorización. De esta forma se puede garantizar, que solo el titular genuino, dueño de la tarjeta, podrá operar con ella.

B. Implementa SSL en todas las comunicaciones que impiden la interceptación de información por terceros. Por tanto, la confidencialidad está asegurada en todas las comunicaciones que se establezcan durante la transacción.

C. También habilita mecanismos para probar la autenticidad del origen de las transacciones y que impiden, asimismo, la manipulación de datos por terceros. De esta forma se asegura la integridad de los datos de la transacción.

D. Los datos de las tarjetas no son normalmente conocidos por el comercio, con lo que se evita que esta información pueda ser utilizada posteriormente por terceros de forma fraudulenta. (La mejor manera de salvaguardar en el comercio una información sensible de clientes es NO tenerla). Esta información es almacenada convenientemente por el TPV Virtual que a su vez la proporcionará al sistema de pagos cuando sea necesario (por ejemplo en una devolución).

Por tanto, todas las transacciones que se realicen a través del TPV Virtual contarán con todas las garantías de seguridad, confidencialidad e integridad para los agentes participantes: titulares de tarjetas y sus entidades emisores, y comercios y sus entidades adquirientes.”


El funcionamiento del TPV Virtual BBVA es el siguiente:

1. “El comercio contacta con el TPV Virtual y le facilita los datos de la transacción: el importe, la moneda, el identificativo y nombre del comercio.

2. El TPV Virtual solicita la tarjeta y fecha de caducidad al cliente.

3. El TPV Virtual contacta con la entidad financiera que ha emitido dicha tarjeta.

4. Si así lo tiene establecido, la entidad emisora solicita autenticación al cliente. El cliente puede probar su identidad mediante una password, una llamada telefónica, etc. según haya acordado con su identidad emisora.

5. El TPV Virtual solicita autorización a la entidad emisora por los circuitos tradicionales de medios de pago.

Puede ocurrir en algún caso que la entidad emisora y el titular de la tarjeta todavía no hayan pactado ningún método de autenticación, por lo que el paso 4 no siempre se realiza, si bien desde el punto de vista del comercio (al estar éste conectado al TPV Virtual – BBVA) la transacción sigue efectuándose bajo la tecnología de compra segura, aunque el cliente no se haya autenticado.”

 

Fuente: https://www.bbva.es/estaticos/mult/TPV-Virtual-Guia-de-Comercios.pdf